Tu ausencia

Tu ausencia está presente en el tiempo, siento como respira mi alma, debastada sin aliento, fallecida por el suelo. Siento tus palabras, veo tus lágrimas buscar un rostro que nunca viste, el amor que aun sigo teniendo en mis manos vacías, oigo tu risa y al despertar me doy cuenta que ya nada es verdad, que tu apoyo y tu querer se esfumaron como el humo del cigarro que me acabo de fumar, con el viento en remolino.

Y ahora solo queda preguntar si algún día fui importante, ya pensaba contigo de la mano y ahora sigo mi rumbo en soledad, despierta en una madrugada sin aliento, puedo imaginarme durmiendo tranquilo, sin mi, sin mi , yo que como una paloma herida presiento tu corazón preguntar por mi.

Anuncios

Es hora de irme

No me importa si te extraño

si siento que me haces falta

No me importa si no están tus buenos días o buenas noches

Si tus chistes y mi risa desaparecen

ya no me importa

Es hora de irme

de quererme

de ver la manera de sobrevivir sin tu espectacular forma de ser

Es hora de aceptar que no me sientes como yo a ti

no, ya no. Ya no quiero sentirme sola estando tu aquí.

 

 

Disfruta de las cosas simples

Disfruta de tu alrededor, del aire que respiras, del día y de la noche, del sol al atardecer, la luna, del silencio de la madrugada, de la oscuridad de la noche.

Disfruta de una buena canción, del olor de la lluvia al caer en tierra mojada, de la fragancia de un buen café por la mañana, de la historia de un libro.

Disfruta de tu madre, de la carcajada que emite al reírse, de su voz, disfrútala alegre, molesta y también triste, disfrútala toda. Porque básicamente es la única persona que te va a querer más que a su vida.

Disfruta de tu familia, de tus hermanos, de tus abuelos, de tu padre, de tus sobrinos, abuelos, de tus mascotas, de tus tíos.

Disfruta de tu mejor amigo/a, de su risa, de todas las cosas que tiene por contarte, de lo bien que la pasan juntos/as. Disfrútalo porque es un hermano/a al que elegiste.

Disfruta tu soledad, escribe, lee, limpia tu habitación, alza todo el volumen del speaker, canta, baila, desnuda tu cuerpo, grita, salta, piensa.

Disfruta de un día cualquiera

No vas más

No vas más en mi vida. No va más tu vanidad. No va más tu deseo incontrolable por las cosas materiales. No va más tu egocentrismo disfrazado de superación. No va más tu superioridad, tu cara “bonita”, creerte mejor que todo el mundo. No va más las conversación unipersonales, donde el único tema eres tú.

Eras lo mismo de siempre. No tenías ni una cualidad que me hiciera arriesgar. No había nada para introducirte en mi vida.

Eras lo mismo de siempre. No te importaba lo interior, sino todo lo material.

 

Hoy que te has ido

Hoy te has ido para siempre y…

He recordado todo, lo he hecho tal cual y creo que no he olvidado nada. Lo he recordado como si hubiera sido la semana pasada o quizás ayer, aunque en realidad hayan pasado más de 14 años. He recordado todo. Y he imaginado también, qué hubiera sido si las cosas hubieran pasado de otra manera. Pero todo pasa como tiene que pasar.

He recordado tu risa, tu dentadura imperfecta, esa carcajada que me enamoró. He recordado esa forma de caminar que siempre me encantó y recordé también el sonido de tus pasos. He recordado el día 13 de febrero de 2003 cuando me pediste que “si quería estar contigo”, la vuelta a la manzana que dimos y el miedo y los nervios que sentí esa vez, porque todos, excepto yo, sabían que estabas enamorado de mi.
He recordado el día en que nos quedamos conversando hasta la madrugada, afuera de mi casa, se había ido la luz, pero la luna nos iluminó durante el tiempo que estuvimos riendo, contando historias y conociéndonos. Aún lo recuerdo.

Recordé también nuestro primer beso y cuándo me preguntaste si te quería y fue la primera vez que quise a alguien de verdad, eres el primer amor de mi vida.

He recordado todo, todo en cuanto a ti. He recordado y me ha sorprendido como aún te llevo en mi memoria y mis pensamientos. Como mi mente se ha aferrado a todos estos recuerdos. Y a ciencia cierta es porque fuiste alguien que me hizo feliz. Que me hizo sentir.

He recordado sobre todo tu QUERER. Tus ganas inmensas de luchar por nuestra relación. Y aunque todo esto fue un amor de infantes. Nunca voy a olvidar el gran amor que me ofreciste.

Yo quería

Yo contigo quería un amor bonito. De esos que se hablan despacito. De los que se necesitan. De los que comparten. De los que se hablan con la mirada.

Yo quería días interminables de besos infinitos. Quería fines de semanas en pijama. Noches de series y películas.

Yo quería que me hicieras reír. Hablar hasta dormir.

Yo creía que eras el que había estado esperando hace mucho tiempo. Y me daba mucha tristeza admitirlo, pero no. Te idealicé.  Pero la burbuja ya se rompió.